Espa?ol > Actual

Palabra de la vida – 2Ts 2, 9-10 (desde 13-8-2017 hasta 27-8-2017)

:   2017-08-12
:   ВВП
Palabra de la vida – 2Ts 2, 9-10 (desde 13-8-2017 hasta 27-8-2017)



Palabra de la vida – Сol 2, 12 (desde 30-7-2017 hasta 13-8-2017)

:   2017-07-29
:   ВВП
Palabra de la vida – Сol 2, 12 (desde 30-7-2017 hasta 13-8-2017)



Palabra de la vida – Col 1, 27 (desde 16-7-2017 hasta 30-7-2017)

:   2017-07-15
:   ВВП
Palabra de la vida – Col 1, 27 (desde 16-7-2017 hasta 30-7-2017)



Palabra de la vida – Ef 6, 11-12 (desde 2-7-2017 hasta 16-7-2017)

:   2017-07-01
:   ВВП
Palabra de la vida – Ef 6, 11-12 (desde 2-7-2017 hasta 16-7-2017)



Palabra de la vida – Ef 5, 15-16 (desde 18-6-2017 hasta 2-7-2017)

:   2017-06-17
:   ВВП
Palabra de la vida – Ef 5, 15-16 (desde 18-6-2017 hasta 2-7-2017)



Cinco partes de la celebración del domingo Parte IV (vídeo)

:   2017-06-04
:   ВВП
Cinco partes de la celebración del domingo Parte IV



Palabra de la vida – Ef 4, 11-12 (desde 4-6-2017 hasta 18-6-2017)

:   2017-06-03
:   ВВП
Palabra de la vida – Ef 4, 11-12 (desde 4-6-2017 hasta 18-6-2017)



¿Dónde está nuestro hogar, nuestra patria?

:   2017-05-25
:   ВВП
El cuadragésimo día después de su resurrección, Jesús sube al cielo donde Él nos reserva un lugar. Tenemos que darnos cuenta de que el cielo es nuestro hogar, nuestra patria.  Jesús nos ha reservado un lugar en el cielo. Es nuestro lugar. Sería mejor si pudiéramos entrar en este lugar inmediatamente en la hora de la muerte y no ser atormentados en algún lugar del Purgatorio debido a nuestra indiferencia, tibieza o fe débil. ¡Que el fuego del celo arda en nosotros, para que seamos salvos de otro fuego!  Amemos también a Jesús, teniendo en cuenta lo que Él ha hecho por nosotros.



¡Señor, danos Tu palabra!

:   2017-05-14
:   ВВП
El mundo entero está sufriendo una crisis de fe; somos testigos de la apostasía masiva del cristianismo. Gracias a Dios que podemos luchar por la pureza de la fe. Dios nos ha puesto en esta lucha. No estamos luchando sólo por Ucrania; Dios nos ha puesto en un campo de batalla para luchar por toda la Iglesia. Viendo cuán grande es este problema, decimos en la oración: — Oh Dios, ¿qué debemos hacer? No estamos en una posición como David contra Goliat, sino más bien como si estuviésemos con una honda contra una bomba atómica. No tenemos ninguna posibilidad. Pero confiamos en que Tú eres Todopoderoso, que vencerás en esta lucha y que llegará la resurrección espiritual. ¿Y cómo? Estamos en la oscuridad: nos enfrentamos a un problema y no vemos ninguna solución. Sin embargo, creemos que si das Tu palabra de profecía, el Espíritu que está detrás de Tu palabra vendrá. Y por Tu Espíritu puedes cambiar y renovar todo.



La situación actual es difícil. ¿Qué podemos hacer?

:   2017-05-12
:   ВВП
El diablo nos engaña y nosotros creemos esas mentiras. El espíritu del anticristo gobierna y cambia el pensamiento hasta tal punto que la gente ya no distingue el bien del mal. Nosotros literalmente respiramos este ambiente de la televisión, la música o el contacto con personas que tienen el espíritu del mundo. Por lo tanto necesitamos sacar fuerza de la oración, de una comunidad viva, de la Palabra de Dios. El diablo forma la opinión pública que no se basa en la verdad, sino más bien en una mentira, y ejerce presión sobre cada uno de nosotros. Necesitamos ser sabios y no debemos permitir que los medios de comunicación nos manipulen. Cristo es crucificado en Su Iglesia. Podemos ver el estado de la Iglesia. La Iglesia está sangrando. Es una situación difícil. ¿Qué podemos hacer? Debemos ser conscientes de esta realidad, saber que somos impotentes y trabajar por nuestra propia salvación con diligencia, afligirnos por esta situación y dársela a Jesús en oración una y otra vez. Necesitamos una comunidad viva y también tenemos que llevar a cabo la misión. Sin embargo, primero necesitamos estar enraizados en Jesús nosotros mismos y sólo entonces podemos darLe a otros. Necesitamos buscar cuál es la voluntad de Dios. Es importante tener pequeños grupos, una confraternidad, y seguir los pasos de Jesús.