Espa?ol > Actual > Article

Francisco tiene una falsa devoción a la Madre de Jesús

Fecha de publicación:   2019-01-25
Autor:   ВВП

 

Francisco tiene una falsa devoción a la Madre de Jesús

 

Centroamérica es conocida por una especial devoción a la Madre de Jesús. Por lo tanto, Francisco eligió manipuladoramente la cita de Lucas 1, 38 como el lema de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.

 

Con respecto a la devoción a la Santísima Virgen, San Luis M. Grignion de Montfort dice: Hay una verdadera devoción a la Santísima Virgen y hay una falsa. La verdadera devoción es conocida por su fruto, y ese es el arrepentimiento que lleva a Cristo. La falsa devoción evita el arrepentimiento, aleja al hombre de Cristo y es del diablo.

 

Preguntamos: ¿Cuál es la devoción de Francisco a la Santísima Virgen si él se declara a sí mismo como su gran devoto? Francisco ha pronunciado recientemente una herejía contra la Santísima Virgen, por la cual negó el dogma de la Inmaculada Concepción. Según sus palabras, la Virgen María ¡no fue preservada del pecado original y nació pecadora! ¡Francisco es un hereje y deshonra gravemente a la Santísima Virgen!

 

En todas sus apariciones (La Salette, Lourdes, Fátima), la Virgen María llamó al arrepentimiento. El propio Francisco no se arrepiente, aunque habla elocuentemente al respecto, pero lo más importante es que él no permite el arrepentimiento y, por lo tanto, impide un proceso de restauración en la Iglesia. Él promueve y encubre la homosexualidad, niega la existencia de principios morales universalmente válidos, predica y encubre las herejías y la red homosexual en los puestos más altos en la Iglesia, besa los pies a los transexuales ... ¡El anti-arrepentimiento de Francisco es público y provocador!

 

¿Cuál es la verdadera devoción a la Santísima Virgen de la que carece Francisco aunque habla de ella?

La Virgen María se refirió a sí misma como una esclava del Señor: “he doule Kyriou” (Lc 1, 38.48). Hay una diferencia entre una sirvienta y una esclava. La sirvienta puede dejar el servicio en cualquier momento, pero no una esclava. El Evangelio y las epístolas usan el término “esclavo – esclavitud” varias veces.

 

“Todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado (Jn 8, 34).

 

“Pero ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos esclavos de Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación y, como fin, la vida eterna.” (Rom 6, 22)

 

Bien somos esclavos del pecado, o bien nos entregamos totalmente a Dios y somos hechos esclavos de Dios, y esto es la verdadera libertad del pecado; no hay otra. La Madre de Jesús es nuestro mejor ejemplo, porque ha expresado su esclavitud a Dios no sólo con palabras, sino también con su vida.

 

Jesús le da a su Madre no sólo a Juan, sino a cada discípulo que se encuentra espiritualmente junto a la cruz. Vale para cada discípulo de Cristo quien ha renunciado a todo (Lc 14) y ha perdido su alma por causa de Cristo y del Evangelio (Mc 8, 34-35) que es un esclavo del Señor (cf. Sal 86; Sal 116).

 

Heredamos el pecado y la muerte a través de Eva, nuestra primera madre. Eva no estaba en “enemistad” con el diablo. María es la segunda Eva y tiene enemistad con la serpiente infernal; Jesús, su Hijo, aplastó su cabeza (Gen 3).

 

Antes de concebir del Espíritu Santo, María dijo: “Soy la esclava del Señor”.

La ecuación bíblica es: Espíritu Santo + María = Jesús viviente

 

Luego, Elizabet la saludó: “Bienaventurada eres tú que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá”. María respondió: “Engrandece mi alma al Señor ... porque ha mirado la bajeza de su esclava; pues desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones.” (Lc 1,48). El Arcángel llamó a María “llena de gracia” (kecharitomene). María es un modelo de fe para todos nosotros. Aunque la Biblia pone Abraham como ejemplo de obediencia de la fe, él engendró a Ismael en desobediencia. Moisés también falló y no pudo entrar a la Tierra Prometida. A diferencia de ellos, la Madre de Jesús no cometió ninguna desobediencia e incluso estaba junto a la cruz en la obediencia de la fe. Jesús fue obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Su seguidor más perfecto y un ejemplo para los discípulos de Jesús es Su Madre.

 

Cuando Jesús hizo su testamento en la hora de la muerte, que tiene un profundo significado espiritual: “He aquí, tu madre, el discípulo la recibió “eis ta idia” (en sí mismo). Y así es como cada discípulo de Cristo debería recibirla. Está relacionado con el trasplante espiritual de un nuevo corazón, como lo predijo el profeta Ezequiel (36, 26).

 

He ahí, el breve resumen de la doctrina bíblica acerca de nuestra relación —como de los discípulos de Cristo— a la Madre de Jesús.

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

+ Metodio OSBMr                            + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

 
24 de enero de 2019

 

Descargar: Francisco tiene una falsa devoción a la Madre de Jesús (24/1/2019)