Espa?ol > Actual > Article

Francisco ha cambiado la Oración del Señor (+vídeo)

Fecha de publicación:   2019-06-15
Autor:   ВВП

 

Francisco ha cambiado la Oración del Señor

 

Francisco ha hecho un cambio en la petición “ne nos inducas in temptationem” de la oración del Señor. Argumenta que la frase era inadecuada y daba la impresión de que Dios provoca al hombre a pecar. Es de interés recalcar que algo como esto no se les hubiera ocurrido ni a los apóstoles ni a los mártires ni a los santos a lo largo de los siglos. Ninguno de ellos habría siquiera pensado que ellos podrían haber formulado el Padre Nuestro mejor que el Señor mismo.

Por medio de esta pseudo edición del Padre Nuestro, Francisco revela que él no comprende en absoluto la esencia de la lucha por la salvación de las almas inmortales. Es una lucha con la fuente del mal que está en el corazón del hombre, así como con el espíritu de la maldad: el diablo.

 

La tentación como tal no es mala. Sirve para purificarnos. La Escritura dice: antes dispondrá con la tentación la victoria, dándoos el poder de resistirla (1 Cor 10, 13). Enfrentados a la prueba –tentación– aprendemos a ganar, y así obtenemos la gracia. Pero también existe el riesgo de no soportarla. Por tanto también obtenemos la gracia de otro modo: por la oración. Jesús nos enseña a rezar: “No nos induzcas a la tentación sino líbranos del maligno”.

 

Francisco sabotea la realidad de la existencia de ciertas verdades en la Sagrada Escritura que son aparentemente contradictorias. Además, Francisco sabotea el hecho de que Dios revela misterios solamente a aquellos que se arrepienten y siguen a Cristo. Francisco evade el arrepentimiento; solo habla con entusiasmo sobre él, pero hace exactamente lo contrario.

 

Si él apela a los expertos respecto al cambio en en el Padre Nuestro, esos expertos no tienen fe y anulan la Palabra de Dios. Son expertos en las herejías.

 

¿Cuál es el impacto real de los cambios hechos por Francisco?

 

1) El cambio causará caos, y durante la oración común, los creyentes disputarán, cada uno vociferando su propia versión, y sentirán hostilidad mutua.

 

2) El cambio en el Padre Nuestro sentará otro precedente para ulteriores cambios que destruirán más y más profundamente los últimos restos de la fe y la tradición.

 

3) A través del cambio falso Francisco distrae la atención de la necesidad del cambio esencial. La necesidad esencial de cambio es al verdadero arrepentimiento, que es lo único que conduce a la restauración de la Iglesia. Esto es lo que ha pedido el arzobispo Carlo Maria Viganò. En concreto, Francisco está hoy obligado a:

1) condenar las herejías del neo-modernismo y del sincretismo que destruyen la Iglesia;

2) retractarse de sus herejías de Amoris Letitia;

3) reconocer, con contrición, su parte en el encubrimiento de crímenes homosexuales mintiendo públicamente;

4) destruír la red homosexual en los altos puestos de la Iglesia.

 

Finalmente, Francisco debe dimitir de su cargo.

 

Sin embargo, en vez de cumplir con este principal deber suyo, él distrae la atención mediante estos cambios al Padre Nuestro. Esto es el colmo de la hipocresía. Francisco actúa como un pseudo médico que no da la ayuda necesaria a un paciente que está en riesgo de desangrarse sino que lo ayuda a morir por la eutanasia.

 

Hoy hay realmente una necesidad de un cambio en la liturgia, no un cambio en el Padre Nuestro. Es necesario retirar el nombre de Francisco de las oraciones litúrgicas. Siendo un hereje, ejerce inválidamente la función papal. Su invalidez está confirmada por la Sagrada Escritura en el primer capítulo de la carta a los Gálatas, y por la Bula Papal de Paulo IV.

El cambio actual que hoy es más necesario es dejar de mencionar a Francisco en la Liturgia.

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

 

9 de Junio de 2019
Fiesta de Pentecostés

 

Descargar: Francisco ha cambiado la Oración del Señor (9.6.2019)