Espa?ol > Actual > Article

Ortopraxia versus Amazonía – Parte I (+vídeo)

Fecha de publicación:   2019-07-31
Autor:   ВВП

 

Ortopraxia versus Amazonía

Parte I

 

El programa para la Amazonía promovido por el pseudopapa Francisco y sus colaboradores conduce a la autodestrucción de la Iglesia. Se trata de la aceptación del espíritu del paganismo, conectado con la amoralidad y la pseudoespiritualidad que adora secretamente a Satanás. Una carta titulada “Un tumor maligno de la teología alemana en la Iglesia” y otra titulada “El Vaticano II fue y es herético” describen brevemente dos raíces venenosas, a saber, el modernismo y el sincretismo. Además, hacen un llamamiento reiterado a la renuncia del papa herético y la elección del ortodoxo. Su tarea principal será reformar la Iglesia a través del verdadero arrepentimiento.

San Pío X no sólo condenó la herejía del modernismo, sino que también promovió la restauración de la Iglesia bajo el lema: “Restaurar todas las cosas en Cristo”. Este Papa tanto “derribaba” como “edificaba”(Jer 1, 10).

 

Siempre que se comienza a edificar, Jesucristo debe ser la piedra angular del edificio espiritual. La sangre de Cristo fue derramada en la cruz para el perdón de nuestros pecados. Nuestro viejo hombre fue crucificado con Jesús. El apóstol dice: “Sabemos que nuestro viejo hombre fue crucificado con Él, para que el cuerpo del pecado sea destruido” (Ro 6, 6). La condición para la restauración en Cristo es el verdadero arrepentimiento, que significa llamar pecado a un pecado y mal al mal. El aggiornamento con el mundo, que hoy en día es promovido por Bergoglio, es una traición a la cruz de Cristo y una traición al Evangelio de Cristo. ¡No podemos establecer unidad con el sistema de mentiras, maldad y muerte!

 

Pregunta: ¿Cuál es el fruto del pecado?

Respuesta: El fruto del pecado son todos los crímenes, el sadismo, las perversiones sexuales, los homicidios, las guerras y los genocidios en masa. Sin pecado, estos frutos espantosos no existirían. Jesús vino al mundo para tomar nuestros pecados y el justo castigo por ellos sobre Sí mismo. Él pagó con su muerte redentora en la cruz. Sin embargo, el perdón de los pecados, es decir, la misericordia de Dios, es sólo para aquellos que se arrepienten. Quienes se niegan a arrepentirse reciben un castigo justo por sus pecados y crímenes.

 

Pregunta: Las fuerzas de la oscuridad pelean la batalla espiritual en todos los frentes y de todas las maneras. Pero, ¿cuál es la mayor amenaza para los cristianos y la humanidad de hoy?

Respuesta: Hoy en día, la mayor amenaza para los cristianos y la humanidad es la amoralidad. Ella esclaviza a la gente y los arrastra a la perdición eterna.

 

Pregunta: ¿Cuál es la causa de tal explosión de amoralidad?

Respuesta: La causa es la apostasía de los cristianos del Dios vivo. Y esta apostasía es el fruto de las herejías del neomodernismo y el sincretismo con el paganismo, de lo que es responsable principalmente el Vaticano II.

 

Pregunta: ¿Por qué la amoralidad no podía progresar tan fuertemente antes?

Respuesta: La amoralidad no podía alcanzar proporciones tan enormes y autodestructivas porque los cristianos vivían de acuerdo con su conciencia y los mandamientos de Dios y usaban el sentido común. Las herejías, la incredulidad y el abrazo del neopaganismo junto con varias formas de magia, adivinación y espiritualismo deterioraron el sistema defensivo, lo que resultó en una extensión del envenenamiento espiritual. Esto conduce a la destrucción del individuo, la familia y la humanidad. El homosexualismo y varias formas de perversión sexual están saturados del poder de los espíritus inmundos.

 

Pregunta: ¿Cuál es la solución?

Respuesta: La solución es el verdadero arrepentimiento. Cada cristiano debe comenzar por sí mismo. Es una tragedia que, en lugar del arrepentimiento, Bergoglio prepara un programa autodestructivo de la Iglesia para el Sínodo Amazónico.

 

Pregunta: ¿Cuál es el camino de la salvación?

Respuesta: La base para un despertamiento espiritual —la salvación del cristianismo— debe ser la oración y los grupos de oración.

Hoy en día, todo verdadero cristiano debe dar un diezmo de tiempo a Dios cada día, es decir, dos horas y media. Una de estas dos horas es la hora santa de 20:00 a 21:00. Es conveniente pasar la hora santa en un círculo familiar, acompañando la oración con canciones y lecturas de la Escritura o de las vidas de los santos. La segunda hora es privada. La media hora restante consiste en paradas de oración: al levantarse, y luego a las 9:00, 12:00, 15:00, 18:00, 21:00 y al acostarse. (http://vkpatriarhat.org/es/?p=3036)

 

Pregunta: ¿Es necesario que los cristianos aúnen esfuerzos en la oración?

Respuesta: Sí, hay que organizarse en las guardias de oración continua. Hay cuatro grupos de oración y cada grupo tiene 24 miembros para cubrir las 24 horas del día. Así, la oración continua incluye a 96 personas en total (24×4). Cada miembro tiene su guardia de oración cada cuatro semanas. Durante esta semana, cada uno de los miembros pasa una hora de oración privada en el marco de esta guardia de oración.

 

Pregunta: ¿Cuál es la mejor manera de celebrar el día del Señor: el domingo?

Respuesta: El sábado por la noche, después de las 21:00, la familia ora en casa, dedicando una hora a la reflexión sobre las verdades de la resurrección de Cristo. (v. http://vkpatriarhat.org/es/?p=791)

El domingo por la mañana, de 5:00 a 7:00, se pasa en oraciones y canciones relacionadas con la resurrección de Cristo. (http://vkpatriarhat.org/es/?p=796, http://vkpatriarhat.org/es/?p=798)

Las oraciones de 8:00 a 9:00 están dedicadas al Espíritu Santo. (http://vkpatriarhat.org/es/?p=802)

Esto es seguido por la Santa Misa.

Por la tarde, entre las 16:00 y las 18:00, tiene lugar la comunión fraterna.

Durante la hora santa de 20:00 a 21:00, la familia reza en su casa otra vez, reflexionando sobre las verdades de la resurrección de Cristo. (http://vkpatriarhat.org/es/?p=807)

 

Pregunta: ¿Qué se necesita además de la oración y la celebración del domingo?

Respuesta: La comunión fraterna —koinonia— (Hch 2, 42). Los apóstoles y los primeros cristianos tenían la comunión fraterna. Este es un modelo para la Iglesia viva hoy en día también.

Las comunidades de oración son las células vivas de la Iglesia. Para poder resistir la presión del mundo y del pecado, las familias cristianas necesitan sacar fuerza de tal comunión fraterna.

La siguiente práctica se basa en la experiencia: una vez al mes se celebra un fin de semana de oración para las mujeres en un monasterio de monjas con un orden fijo de oración. Una vez al mes también hay una reunión de hombres de un día de duración: la llamada luna nueva bíblica, hoy conocida como el primer sábado. Ellos oran por al menos dos horas, dedican tiempo a la palabra de Dios y tratan de resolver problemas actuales colectivamente. También tienen la oportunidad de acercarse al sacramento de la reconciliación. Además, tanto los hombres como las mujeres tienen reuniones vespertinas o nocturnas separadas cada semana.

 

Pregunta: ¿Qué diría en conclusión?

Respuesta: Tal orden de la vida cristiana es una copia de la vida de la Iglesia en Jerusalén. Después de recibir el Espíritu Santo, se dedicaban a las oraciones, la enseñanza de los apóstoles, la comunión fraterna y el partimiento del pan. (Hechos 2:42) Por eso eran de un corazón y un alma.

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino
 

+ Metodio OSBMr                      + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

 

20 de julio de 2019

 

Descargar: Ortopraxia versus Amazonía - Parte I (20.7.2019)