Espa?ol > Actual > Article

La cuestión del papado (+vídeo)

Fecha de publicación:   2019-08-31
Autor:   ВВП

 

La cuestión del papado

 

La esencia del papado consiste en la defensa de la fe y la moral contra las herejías y en el aliento de los hermanos en la fe y en el seguimiento de Cristo. Pedro y los otros apóstoles entregaron sus vidas como mártires por Cristo y su evangelio. Nos dieron un ejemplo de una verdadera pérdida de sus almas por causa de Cristo. ¡Pues sólo en Jesucristo tenemos vida eterna! ¡También en nuestra vida lo más importante es la relación personal con Jesús! Jesús te pregunta también a ti: “¿Quién dices que soy Yo?” De tu respuesta depende toda tu eternidad.

El Salvador le dijo a Pedro junto al lago de Genesaret: “Apacienta mis corderos... Apacienta mis ovejas.” (Jn 21, 15 s.) Antes de Su muerte, le encargó a Pedro un ministerio: “... y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos.” (Lc 22, 32)

Cuando Jesús le preguntó a Pedro en la región de Cesarea de Filipo quién él decía que era Jesús, Pedro respondió: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Jesús le dijo: “... no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré Mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos” (Mt 16, 17-19).

A Pedro se le dieron las llaves porque verdaderamente había confesado en el Espíritu Santo quién era Jesús. Esta confesión de fe en la divinidad de Cristo es el fundamento de todo el cristianismo y de la salvación. Sin esta llave, nadie entrará en el reino de Dios. Sin embargo, cuando Pedro regresó a la esfera del pensamiento humano, Jesús le dijo: “¡Quítate de delante de mí, Satanás!; porque no piensas en las cosas de Dios, sino en las de los hombres” (Mt 16, 23).

La teología herética moderna sólo piensa en las cosas de los hombres. La divinidad de Cristo es negada particularmente por las herejías que dividen a Cristo en una especie de figura histórica y mitológica.

El pseudopapa Francisco proclama abiertamente herejías y dice que sólo implementa el Concilio Vaticano II. Si la Iglesia todavía reconoce a este hereje como un papa válido y lo obedece, es necesario abolir el dogma de la infalibilidad papal proclamado en 1870. Pero entonces también sería necesario abolir el papado como tal porque en lugar de proteger la fe y la moral hace exactamente lo contrario en la persona de Bergoglio.

Aunque algunos católicos hoy admiten que las herejías escandalosas de Francisco son realmente herejías, todavía se niegan a admitir la conexión con el Concilio Vaticano II. Con tal actitud, la verdadera restauración de la Iglesia no es posible.

A lo largo de la historia, entre los papas ha habido varios mártires santos. El último fue San Martín (siglo VII). Se opuso a la herejía del monotelismo. El papa Honorio, por el contrario, no se opuso a esta herejía y, por lo tanto, fue excomulgado póstumamente de la Iglesia como hereje.

Entre los santos papas también se cuentan los héroes de la fe como Pío X. Pío X luchó contra la herejía del modernismo y se esforzaba por una verdadera renovación en Cristo. Sin embargo, en cualquier caso, entre los santos no se encuentran papas conciliares y postconciliares canonizados inválidamente. No se oponían a las herejías; por el contrario, incluso las promovían activamente. Además, estos pseudosantos fueron canonizados por el pseudopapa Francisco. ¡Es una burla de todos los apóstoles y santos, así como de toda la Iglesia!

Ciertos círculos influyentes antieclesiales hoy aspiran a abolir el papado. Pablo VI dijo: “El papa es un obstáculo para la unidad” (J. Gelmi, Los Papas, Introducción)

De hecho, son las herejías que constituyen un obstáculo para la unidad tanto con Cristo como entre los cristianos. La unidad en la apostasía y la herejía es perjudicial con respecto a la vida tanto temporal como eterna. Un papa herético perjudica no sólo a los católicos sino a todos los cristianos. Por otro lado, la elección de un papa ortodoxo será beneficiosa no sólo para los católicos, sino para todos los cristianos. ¿Por qué? Porque él luchará por la preservación de los fundamentos cristianos, es decir, por la fe y la moral. Así fortalecerá verdaderamente a sus hermanos.

Hoy nos enfrentamos a un dilema: O Francisco es un papa válido, pero entonces la esencia del cristianismo junto con la Escritura y la Tradición son inválidas. O Francisco es un papa inválido, y entonces los fundamentos doctrinales de la Iglesia siguen siendo válidos. Dos opuestos no pueden ser verdaderos. Francisco, por lo tanto, debe ser privado del cargo, ya que lo ocupa ilegítimamente. Esta es la única solución posible para salvar a la Iglesia y al papado.

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

 

+ Metodio OSBMr                 + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

 

2 de agosto de 2019

 

Descargar: La cuestión del papado (2.8.2019)