Espa?ol > Actual > Article

Devoción a la Madre de Dios (+vídeo)

Fecha de publicación:   2019-09-13
Autor:   ВВП

 

Devoción a la Madre de Dios

 

Pregunta: ¿Cuál es la verdadera devoción a la Santísima Virgen?

Respuesta: La verdadera devoción a la Santísima Virgen es la que es completamente bíblica y conduce a Cristo. La falsa devoción es antibíblica y aleja de Cristo.

La Virgen María dijo sobre sí misma: “He aquí la esclava del Señor”, “Hé doulé Kyriou” (Lucas 1, 38.48). Siendo hijos de Eva, somos esclavos del pecado por naturaleza. Siendo hijos de María, nos convertimos en esclavos del Señor. El Apóstol dice: “Somos esclavos de aquel a quien obedecemos”. (Ro 6, 16) Ser esclavos del Señor nos da la libertad del pecado.

María dijo: “Engrandece mi alma al Señor... porque ha mirado la bajeza de su esclava”. Y añadió: “Desde ahora me dirán bienaventurada todas las generaciones” (Lc 1, 48). El arcángel llamó a María llena de gracia: kecharitomene. María es un modelo de fe para nosotros. A través de su obediencia de la fe, el Verbo se hizo carne.

En la hora de la muerte, Jesús dijo al discípulo las palabras de Su testamento: “¡He ahí tu madre!” Un discípulo de Cristo es el que ha dejado todo por causa de Cristo y del Evangelio (Lc 14, 33). Ha perdido incluso su alma por Su causa (Mc 8, 35). Jesús da su Madre no sólo a Juan, sino a cada discípulo que está espiritualmente junto a la cruz. Al discípulo que la recibió se le da la dignidad de un esclavo de la esclava del Señor (cf. Sal 86, Sal 116).

 

El pecado y la muerte vinieron a través de nuestra primera madre Eva. La vida —Jesús— vino a través de María, la Madre de Jesús.

Por su testamento “He ahí tu hijo”, Jesús le da a su Madre en adopción a los hijos de Dios que nacerán por la fe. En respuesta a las palabras “He ahí tu Madre”, el discípulo la recibió no sólo para que estuviese con él, sino también en él: en griego “eis ta idia”, en latín “in sua”. Fue un trasplante espiritual de un corazón nuevo según la promesa de Dios: “Os daré un corazón nuevo” (Ez 36, 26). El pecado original es un código genético espiritual que está en la naturaleza de Eva, nuestra primera madre. Jesús, muriendo en la cruz, nos dio a su Madre María como nuestra madre espiritual. En ella recibimos una nueva naturaleza, un nuevo centro espiritual: un corazón nuevo. Por los méritos de Cristo la Madre de Jesús fue preservada del pecado original. Esta naturaleza espiritual de nuestra nueva madre no se transmite a través de la procreación, sino que se recibe por la fe a través de las palabras del testamento de Jesús: “¡He ahí tu madre!”

 

En el año 431 d. C., el Concilio de Éfeso proclamó a Jesús como verdadero Dios y a María como la Madre de Dios, la Progenitora de Dios, Theotokos.

Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. Por su naturaleza divina, Jesús es el Hijo de Dios Padre; Él es una misma Deidad con el Padre. Por su naturaleza humana, Él es el Hijo de una madre; asumió su cuerpo de ella. Sin embargo, en sentido estricto, Jesús es el Hijo de Dios. Él tiene naturaleza divina y humana. Esto también fue declarado en el Concilio de Friuli en 796 AD.

La Madre de Jesús merece un respeto especial por parte de todos los que han recibido a Jesús: “Me dirán bienaventurada todas las generaciones” (Lc 1, 48).

Sin embargo, contrariamente a la Sagrada Escritura, algunos cristianos no sólo no llaman bienaventurada a la Madre de Jesús, sino que la insultan descaradamente. En el libro “Espíritus territoriales” de Peter Wagner y un equipo de autores, la Madre de Jesús se pone al mismo nivel que las diosas paganas Astarot y Diana, demonios de facto. ¡Tal indignación es un pecado grave y una blasfemia!

 

Pregunta: La Biblia menciona a los hermanos y hermanas de Jesús.

Respuesta: La Iglesia siempre ha entendido bien estas palabras, a saber, que eran parientes de la Virgen María. Santiago y Judas Tadeo, los dos apóstoles, así como sus hermanos Simón, más tarde obispo de Jerusalén, y José eran los hijos de María, la esposa de Clopas (Mt 13, 55). Así que eran los parientes más cercanos de Jesús, los llamados hermanos de nuestro Señor.

La herejía arriana negaba la divinidad de Cristo. El argumento inventado de que Jesús no era Dios, estaba falsamente justificado por el hecho de que tenía hermanos y, por lo tanto, decían, María no era ni la Madre de Dios ni virgen. Estas herejías fueron refutadas por San Jerónimo y otros. Desde el siglo IV hasta el siglo XVI, estas herejías no aparecieron más.

San Agustín expresó la fe de la Iglesia primitiva con las palabras: “María fue virgen antes, durante y después del nacimiento de Jesús”. Esto expresa la fe de la Iglesia que ella no sólo concibió milagrosamente, sino que también dio a luz milagrosamente y permaneció virgen a lo largo de su vida.

Jesús es el primogénito y el unigénito hijo de María. Todos los que han recibido a Jesús y se han convertido en hijos de Dios son los hijos e hijas segundogénitos... ellos nacieron de Dios (Jn 1, 12-13).

San Luis de Montfort dice que una falsa devoción a la Santísima Virgen aleja de Cristo, evita el arrepentimiento y es del diablo.

 

Pregunta: ¿Qué devoción tiene el pseudopapa Francisco a la Santísima Virgen?

Respuesta: Él no le da prioridad a Jesucristo y a las leyes de Dios. Además, niega la existencia de principios morales universalmente válidos, aboga por y encubre la sodomía, proclama herejías, promueve el satanismo pagano a través del Sínodo Amazónico... Ha ridiculizado públicamente la enseñanza de la Iglesia acerca de la preservación de la Virgen María del pecado original a través de los méritos de Cristo. Según las palabras de Francisco, la Madre de Dios nació pecadora. ¡Esto es herejía!

 

En sus mensajes proféticos en La Salette, Lourdes o Fátima, la Virgen María siempre llamó al arrepentimiento. El propio Francisco no muestra arrepentimiento, aunque habla con elocuencia de él. Pero lo más importante es que él no permite el arrepentimiento y, por lo tanto, impide un proceso de restauración en la Iglesia.

 

+ Elías
Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

 

+ Metodio OSBMr                 + Timoteo OSBMr
Obispos Secretarios

 

7 de agosto de 2019

 

Descargar: Devoción a la Madre de Dios (7-9-2019)