Espa?ol > Actual > Article

Un llamamiento a los cardenales y obispos después del pseudosínodo (+vídeo)

Fecha de publicación:   2019-11-12
Autor:   ВВП

 

Un llamamiento a los cardenales y obispos después del pseudosínodo

 

Su Eminencia / Excelencia:

El 27 de octubre de 2019, marcó el final del Sínodo apóstata representado sólo por 26 cardenales seleccionados y 134 obispos. El anatema de Dios, la excomunión del Cuerpo Místico de Cristo, según Ga 1, 8-9, ha sido pronunciado públicamente no sólo contra el pseudopapa Bergoglio, sino también contra estos traidores de Cristo. El Sínodo ha abierto la puerta al proceso de satanización gradual de la Santa Misa, a la abolición del celibato y a la ordenación de mujeres y brujas amazónicas como diaconisas con la posibilidad de presidir ceremonias religiosas y administrar los sacramentos. Estimados obispos, todos están esperando vuestra reacción. Si permanecéis pasivos, el pseudopapa aceptará estas conclusiones del Sínodo apóstata como vinculantes para toda la Iglesia. Así pues, formalmente, la Iglesia católica —bajo falsa autoridad papal— se transferirá de facto a una Iglesia del Anticristo de la Nueva Era.

Bergoglio es inflexible en la consecución de su objetivo. Cínicamente boicotea los argumentos sólidos de los cuatro cardenales de las dubia. También ha boicoteado la Corrección filial y la petición apoyada por 800,000 firmas. Además, hasta ahora ha boicoteado las condenas y llamamientos de Arzbpo. Viganò, es decir, el llamado a la renuncia y a una declaración clara que retracte la herejía contra la divinidad de Cristo.

 

Estimado apóstol de Cristo, ahora estás en una situación en la que te convertirás o en un héroe o en un traidor, Judas. Si permaneces en silencio y no defiendes a Cristo y Su enseñanza, eres un traidor. Te convertirás en un héroe si te separas audazmente del hereje y su corriente suicida con el espíritu de apostasía a través del cual él subyuga a la Iglesia. ¡Con este gesto de verdadero arrepentimiento ayudarás a salvar y renovar la Iglesia sangrante!

 

Has recibido la plenitud de la ordenación sacerdotal para convertirse en apóstol y pastor, es decir, un defensor del rebaño de Cristo. Se te ha dado tanto el poder como la responsabilidad, de los cuales darás cuenta a la hora de la muerte. O las almas confiadas a ti disfrutarán de la vida eterna y la gloria de Dios o sufrirán el tormento eterno en el infierno. ¿Estás consciente de tu responsabilidad? Dios te ha puesto en este tiempo histórico en el que la Iglesia está atravesando la crisis más profunda a lo largo de su historia. “La tierra es profanada por sus habitantes, porque traspasaron las leyes, falsearon el derecho, quebrantaron el pacto eterno” (Is 24, 5).

 

El apóstol Pablo dice: “Nos ocupamos en nuestra salvación con temor y temblor” (Fil 2, 12).

 

En el momento de tu muerte, verás a Cristo cara a cara. ¿Cómo te mirará Cristo? Hay tres opciones:

Si mueres como un apóstol fiel de Jesucristo, oirás Sus palabras: “Bien, buen siervo y fiel; entra en el gozo de tu señor” y verás la expresión de alegría en el rostro de Jesús.

 

Si mantienes la fe salvadora, pero antepones sus intereses a los de Dios, verás una mirada muy dolorosa en los ojos de Jesús. ¡Sufrirás un gran tormento en el purgatorio!

 

Pero si has rechazado o perdido la verdadera conversión o la has sustituido por una especie de conversión integral, ecológica o sinodal, te has convertido de Cristo al diablo junto con Bergoglio. El mundo exterior continuará reconociéndote como obispo, pero ya no lo estás en el mundo espiritual. Te has convertido en un Judas. A la hora de la muerte, verás una mirada muy severa en el rostro de Cristo y oirás palabras ásperas: “Apártate de mí, siervo infiel y malvado, al fuego eterno”. “Allí será el lloro y el crujir de dientes”. (Mt 13, 42)

 

Hoy todavía puedes decidir cómo te mirará Jesús cuando pronto os encontráis cara a cara. Jesús te dice ahora: “Yo conozco tus obras, que tienes un nombre de que vives, pero estás muerto...” (Ap 3, 1-3) “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo”. (Ap 3, 20) “Si no os arrepentís, todos pereceréis” (Lc 13, 3) ¿Qué es el arrepentimiento salvador hoy en día? Romper radicalmente con el espíritu de herejía y apostasía y recibir el Espíritu de Cristo (Rm 8, 9). Sólo cuando lo recibes y sigues a Jesús, estás en la luz y guías a las ovejas que te han sido confiadas a lo largo del camino seguro de salvación.

 

En la Iglesia actual sopla un espíritu falso. La tendencia ahora es ir torpemente, en ilusiones engañosas, a la perdición eterna. ¡Resistir la atmósfera engañosa y el espíritu de la mentira y muerte es un acto de heroísmo excepcional! Esto es imposible sin la oración personal. Junto a la cruz de Cristo recibirás la luz y la fuerza para oponerse al sistema de mentiras y maldad como mártires heroicos. Allí oirás no sólo palabras de perdón, sino también las palabras con las que el Señor te ha llamado a seguirle (Lc 5). “Yo te he escogido y no te he desechado. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios”. (Is 41, 9b-10) Siendo apóstol de Cristo, no puedes subordinarte a un hereje y apóstata manifiesto. ¿Tienes un miedo falso al llamado cisma? El cisma (del griego skhizein: rajar, separar) no es causado por aquellos que son fieles a Cristo, Sus enseñanzas y el Evangelio. El cisma es causado por aquellos que se han rajado, separado de Cristo y Sus enseñanzas.

 

Bergoglio no tiene miedo a nada. Se opone a Dios y anula las verdades y mandamientos de Dios. Incluso destruye los misterios de la fe transformando la Misa en un ritual mágico. Esto ya no es la copa del Señor, sino la copa de los demonios (1Cor 10:21). Él aboga por la ordenación de hechiceros como sacerdotes y hechiceras como diaconisas y, consecuentemente, también como sacerdotisas. Él abole el celibato, y su antievangelio de facto abolió incluso el sacerdocio de Cristo. En relación con esto, Jesús habla de la abominación desoladora en el lugar santo (Mt 24, 15) y Daniel profetiza acerca de la abolición del sacrificio perpetuo y la colocación del ídolo abominable (Dan 12, 11).

 

En época de la herejía arriana, casi todos los obispos orientales apostataron. ¡Sé como san Atanasio o san Basilio que permanecieron fieles a Jesucristo!

 

Hoy día, Dios te pone de ejemplo el arzobispo Viganò. Sal de la falsa obediencia al apóstata Bergoglio y únete a Viganò. ¡No será un cisma, sino que la salvación de la Iglesia de Cristo! ¡Esto es lo que Jesús quiere de ti! Tu decisión tiene un impacto en las almas confiadas a ti y en toda la Iglesia. ¡Deja de lado el miedo falso! ¡No tengas miedo de salvarte a ti mismo y a la Iglesia de Cristo! En la hora de la muerte y por toda la eternidad te alegrarás de haber dado este paso de fe y arrepentimiento.

 

+ Elías
Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino
 
+ Metodio OSBMr                + Timoteo OSBMr
Obispos Secretarios

 

1 de noviembre de 2019

 

Descargar: Un llamamiento a los cardenales y obispos después del pseudosínodo (1.11.2019)