Espa?ol > Actual > Article

Las raíces del sínodo amazónico (+vídeo)

Fecha de publicación:   2019-11-16
Autor:   ВВП

 

Las raíces del sínodo amazónico

 

El Sínodo para la Amazonía, vinculado con la aceptación del espíritu del paganismo en el corazón de la Iglesia y en la Santa Misa, es una traición total a la esencia del Evangelio de Cristo y al cristianismo en su conjunto. Se trata de una transferencia secreta pero oficial de la Iglesia de Cristo a la anti-Iglesia de la Nueva Era. Sin embargo, este momento del crimen y la traición supremos requiere distracción, y es por eso por lo que se ha provocado un caos alrededor de la cuestión de la abolición del celibato. Tiene la intención de bloquear de antemano la llamada de Dios al verdadero arrepentimiento y renovación de la Iglesia.

Los mismos profetas llamaban al arrepentimiento principalmente en relación con el primer mandamiento, por los pecados de la idolatría. Ellos llamaron al pecado de la idolatría “fornicación espiritual”, y Dios castigó a la gente por este pecado con guerras y cautiverio babilónico.

¿Cuáles son las raíces del espíritu de la mentira y herejía que ahora gobierna en la Iglesia y se concentra en Bergoglio y su equipo?

Las raíces se remontan a través de la reunión sincretista con los paganos en Asís (1986) al Concilio Vaticano II, y están asociados con las corrientes heréticas del neomodernismo (siglo XX), del modernismo (siglos XIX-XX) y la Ilustración (siglos XVIII-XIX).

 

El papa San Pío X intentó detener esta corriente herética que entró en el corazón de la Iglesia en su encíclica Pascendi Dominici Gregis (1907). Su lema era: ¡Restaurar todo en Cristo! Por entonces, la Iglesia de Dios fue restaurada parcialmente por la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y los primeros viernes de mes relacionados con la penitencia y parcialmente por la devoción a Cristo Rey, especialmente en México. En aquel tiempo (1926-1929), muchos permanecieron fieles a Cristo incluso a costa del martirio.

En 1911, el nombre del Prof. Angelo Roncalli, el futuro papa Juan XXIII, se incluyó en el Índice junto con los nombres de los modernistas heréticos. Después de la muerte de Pío X, la fuerza de la renovación de la Iglesia disminuyó lentamente. La corriente envenenada del modernismo comenzó a progresar en secreto. Bajo Pío XI, Roncalli fue enviado —de facto como castigo— como delegado apostólico a Bulgaria y luego a Turquía. Más tarde, sin embargo, nuevos vientos soplaron y el hereje latente Roncalli se convirtió en el papa Juan XXIII.

 

Los cardenales parecían paralizados e incapaces de respetar el hecho de que —según la bula dogmática de Pablo IV— el que era un hereje en el pasado ya no puede ocupar ningún cargo en la Iglesia. Incluso si un hereje fuera elegido papa por unanimidad, la elección sería nula e inválida. Todas las acciones de un hereje son nulas y sin ningún efecto, afirma la bula.

El espíritu de apostasía que llegó al poder con la elección de Juan XXIII aprovechó la oportunidad y se convocó un Concilio bajo el lema de “aggiornamento”, conformarse al mundo, es decir, lo opuesto al arrepentimiento. El espíritu del mundo fue aceptado en el corazón de la Iglesia y el Espíritu Santo fue expulsado gradualmente. El apóstata Bergoglio ahora lleva los frutos envenenados a la madurez a través del Sínodo para la Amazonía.

 

El Concilio se vio obligado a abordar la cuestión actual, es decir, identificar y condenar las herejías revividas del modernismo. El Concilio no hizo esta cosa esencial y, por su silencio, de hecho abrió el camino para la invasión por la corriente herética. ¡Y esto es un crimen! La corriente herética representada por el protestante Bultmann entró en la Iglesia Católica.

Juan XXIII nombró a teólogos liberales moderadores del Concilio. Gracias a un ambiente aún saludable en la Iglesia Católica en aquel entonces, el Concilio no podía realizar las cosas que Bergoglio está haciendo ahora. No obstante, el Concilio construyó los pilares para la apostasía masiva y el declive de la Iglesia que avanzan por etapas. ¡Por lo tanto, referirse a la autoridad del Vaticano II contra la actividad herética de Bergoglio es ridículo! Bergoglio se considera un verdadero intérprete e implementador del Vaticano II, y realmente lo es.

 

El hecho de que el Concilio contuviera algunos documentos ortodoxos no cambia nada sobre su espíritu apóstata y su agenda herética. Esto se evidencia en particular por los decretos Nostra Aetate, Dignitatis Humanae y otros. Los términos ambiguos y el silencio del Concilio abrieron la puerta a la corriente herética del neomodernismo. El espíritu de herejía penetró en las escuelas teológicas y las verdades fundamentales de la fe comenzaron a ser negadas.

Además, con la adopción de la declaración Nostra Aetate, el Concilio hizo que un nuevo espíritu, el espíritu del paganismo, llenara el vacío de la incredulidad y la duda. Ahora, conforme al modelo amazónico, deberíamos inclinarnos ante los ídolos, los demonios y el mismísimo diablo en lugar de adorar al verdadero Dios.

Si en la Iglesia deben de producirse una verdadera renovación y reforma, el Concilio Vaticano II debe ser declarado como lo que realmente fue: un concilio herético. Los tres así llamados “papas santos”, a saber, Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II, deben ser declarados herejes póstumamente y excomulgados oficialmente de la Iglesia. Su canonización es nula e inválida también porque fue decretada por un hereje y apóstata manifiesto, Bergoglio.

 

¿Cuáles son los argumentos a favor de la excomunión de los tres papas de la Iglesia?

Juan XXIII programó un proceso del cambio dentro de la Iglesia bajo el lema de aggiornamento —la apertura al mundo—. No hizo lo que estaba obligado a hacer, es decir, oponerse a las herejías del neomodernismo. El papa Honorio fue culpable de manera similar cuando guardó silencio sobre la herejía del monotelismo, por lo cual fue excomulgado póstumamente de la Iglesia.

En la década de 1960, se desencadenó la invasión por el ocultismo y el paganismo. El hinduismo se extendió a través del yoga, el budismo a través de filosofías orientales, meditaciones y artes marciales. Esta corriente de neopaganismo arrastró masas de cristianos desorientados al camino de la falsa espiritualidad. Juan XXIII no reaccionó de ninguna manera. ¡Esto es un crimen! Además, a través del espíritu de aggiornamento, abrió la puerta de la Iglesia a estas corrientes venenosas.

 

Juan XXIII se negó a revelar el tercer secreto de Fátima, que se refería a la decadencia interna de la Iglesia que él mismo inició.

Pablo VI abusó de la autoridad papal para manipular y, en consecuencia, aprobar los documentos finales del Concilio. Los documentos contenían herejías tanto manifiestas como encubiertas, codificadas en declaraciones ambiguas. ¡Así cometió un crimen contra Cristo y la Iglesia!

Durante su pontificado, se vio obligado a contrarrestar las herejías del neomodernismo y el sincretismo con el paganismo. ¡Él no lo hizo! Ese fue otro crimen. Hoy día, cosechamos los frutos.

 

Pablo VI enchufó prelados inmorales en puestos clave y encubrió los delitos morales. Ni siquiera puede ser justificado por su encíclica defendiendo el celibato sacerdotal o la encíclica Humanae Vitae condenando la anticoncepción.

En 1983, Juan Pablo II promulgó el nuevo Código de Derecho Canónico mediante el cual los masones fueron de facto admitidos en la Iglesia y en puestos clave de la Iglesia.

 

Convocó una reunión sincretista con líderes paganos en Asís (1986). Hizo así un gesto que implica que los caminos paganos de la adoración del diablo son igualmente válidos que el camino de salvación que Jesucristo, el Hijo de Dios, nos obtuvo en la cruz. ¡Este es un crimen extremadamente grave! Por lo tanto, Juan Pablo II también sentó un precedente para toda la Iglesia por legalizar el sincretismo con el paganismo y destruir la verdadera misión. A través de la reunión en Asís, él encarnó la herejía contenida en el documento del Vaticano II Nostra Aetate.

No se opuso a la difusión masiva de herejías neomodernistas contenidas en el método histórico-crítico. Este método niega todos los milagros que figuran en la Escritura, la inspiración divina de la Escritura, la Divinidad de Cristo, Su sacrificio redentor en la cruz por nuestros pecados, así como Su resurrección histórica y real. Si durante su papado guardaba silencio sobre estas herejías que destruían la Iglesia, ¡tiene una terrible responsabilidad por sus frutos mortales! ¡Él se vio obligado a defender la fe y la moral!

 

Aparte de eso, Juan Pablo II no sólo encubrió los crímenes de pedofilia homosexual, sino que incluso emitió un documento secreto que prohibía a los obispos actuar abierta y radicalmente contra ellos, según lo informado por los medios de comunicación polacos. Hoy cosechamos los frutos de su actividad.

Bergoglio sabe que tiene poco tiempo y, por lo tanto, en los próximos días quiere declarar obligatorios los paradigmas heréticos del Sínodo para la Amazonía y la abolición del celibato. Él abusa de la autoridad papal que, sin embargo, ya no le pertenece porque es un hereje y un apóstata.

 

En esta impotencia, el Patriarcado Católico Bizantino, siendo la voz profética, dio un paso hacia la salvación: en una elección extraordinaria, proclamó al arzobispo Viganò el legítimo papa. Sin embargo, el hereje Bergoglio, que ocupa el cargo papal, continúa dando pasos meteóricos irreversibles para destruir la Iglesia. En virtud de la falsa obediencia, intenta arrastrar a los obispos católicos a la anti-Iglesia de la Nueva Era.

El arzobispo Viganò guarda silencio en cuanto a la elección papal. Tiene que esperar el apoyo abierto de obispos valientes y conscientes que se unirán a él y lo apoyarán como el papa. Su objetivo común debe ser el la salvación de la apostasía masiva que ya ha sido programada por Bergoglio y se anunciará en los próximos días. Queda poco tiempo. Los fieles deben darse cuenta de que su salvación está en juego, así como la salvación de sus hijos y nietos. Ha llegado el momento de rezar por los obispos y de instarles, personalmente o por escrito, a dar un paso decisivo y separarse del papa inválido. ¡Que apoyen al nuevo verdadero papa católico!

 

+ Elías
Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino
 
+ Metodio OSBMr                + Timoteo OSBMr
Obispos Secretarios
 
2 de noviembre de 2019

 

Descargar: Las raíces del sínodo amazónico (2.11.2019)