Espa?ol > Actual > Article

La abolición de la orden religiosa “Societas Iesu” (+vídeo)

Fecha de publicación:   2019-12-10
Autor:   ВВП

 

La abolición de la orden religiosa “Societas Iesu”

 

Las necesidades de la época exigen una declaración autorizada contra las repetidas actividades apóstatas de la compañía de los jesuitas. La línea actual de los jesuitas y el espíritu que gobierna esta orden religiosa están en clara contradicción con la agenda del fundador y el depósito de la fe. Aunque esta orden religiosa contribuyó en gran medida a la renovación de la Iglesia en el pasado, su espíritu y agenda han cambiado en las últimas décadas. En lugar de defender la fe y la moral y luchar por la renovación espiritual, los jesuitas están haciendo exactamente lo contrario. Ya no tienen derecho a llamarse La Compañía de Jesús, ya que se han opuesto a Jesucristo y Su Espíritu. “Si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Él” (Ro 8, 9). En el pasado, esta Compañía fue abolida por el papa. La razón no eran herejías en aquel entonces. Hoy en día, sin embargo, esta Compañía promueve herejías por lo cual se ha excluido de la Iglesia de Cristo. Los jesuitas Martin, Czerny, así como el actual superior general Sosa, y particularmente el apóstata Bergoglio que ocupa ilegítimamente el papado, son un ejemplo evidente. Hoy en día, los jesuitas niegan las verdades fundamentales de la fe y la tradición, y promueven el paganismo, las herejías: el chardinismo, el neomodernismo, el sincretismo y la inmoralidad. Es absolutamente obvio que esta orden religiosa hace mucho daño a la Iglesia. Desafortunadamente, no muestra arrepentimiento por sus actividades apóstatas.

¿Quién debería hacer pública la realidad de su apostasía ante los creyentes en este momento cuando el papado está ocupado por un jesuita herético? ¿Y quién debería proteger las verdades salvadoras y las leyes de Dios en la Iglesia?

La Iglesia ha sido edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (Ef 2, 20). En este tiempo de crisis, el ministerio profético es ejercido por el Patriarcado Católico Bizantino. Hoy el Patriarcado hace público el hecho de que —de acuerdo con la Escritura— la compañía apóstata de los jesuitas está bajo el anatema de Dios: maldición y excomunión.

 

Por autoridad del ministerio apostólico y profético, en nombre del Dios Trino, Padre, Hijo y Espíritu Santo, según Gálatas 1, 8-9, declaramos y publicamos el anatema de Dios contra la orden religiosa de los jesuitas por la proclamación de un falso evangelio. Esta orden religiosa es abolida ante Dios y ante la Iglesia.

Por la presente, invitamos a todos los miembros genuinos a abandonar la estructura apóstata para salvar sus almas porque esta estructura ha expulsado al Espíritu de Cristo y Dios la ha rechazado.

 

Alguien puede preguntar: ¿No es injusta esta abolición autorizada del orden religioso?

Nosotros contestamos: Si San Ignacio de Loyola, su fundador, se levantara de entre los muertos hoy, ¡él mismo aboliría radicalmente esta compañía apóstata de inmediato! Estos apóstatas y herejes se han opuesto a Dios y Sus mandamientos y han seducido a las almas en masa a la perdición eterna.

Esta orden religiosa tenía muchos santos en el pasado, pero ellos tenían el Espíritu de Dios y no el espíritu de apostasía que ahora domina la Orden de los Jesuitas. El Señor advierte a través del profeta Ezequiel: “Y cuando el justo se apartare de su justicia, é hiciere maldad... él morirá y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria...” (cf. Ez 3, 20)

 

El apóstol Judas fue elegido por Cristo. Cuando Jesús envió a los Apóstoles de dos en dos, Judas también predicaba obedientemente el Evangelio y expulsaba demonios. Pero cuando satanás entró en él, se resistió a Cristo y su Evangelio. Jesús mismo lo llama el hijo de perdición (Jn 17:12).

Incluso si una gran mayoría de los jesuitas ignoran esta declaración profética sobre la abolición y continúan predicando herejías y promoviendo el camino de la apostasía, eso no es determinante. Lo que harán o no harán es otra cosa. El ministerio profético tiene la tarea de salvaguardar la fe y la moral. Expone realidades espirituales, y esto es determinante. ¡El Patriarcado tiene el deber de advertir a los creyentes contra una infección espiritual latente que no sólo es dañina, sino que también los arrastra a la perdición eterna!

Lamentablemente, otras órdenes religiosas están en la misma situación que los jesuitas, pero en su caso no es tan fuerte y obstinado. Todavía hay religiosos allí que luchan contra el espíritu del mundo que ya ha contaminado muchas órdenes religiosas.

 

Las órdenes religiosas están siendo globalizadas deliberadamente. Han sido infiltradas con el espíritu de apostasía a través de varias psicologías, pseudomisticismos y apertura al paganismo, herejías y desmoralización. Muchos religiosos se han convertido en trabajadores de la Nueva Era en detrimento de la Iglesia. Surge la pregunta: ¿No sería mejor en este caso abolir todas las órdenes religiosas?

Esta pregunta es muy dolorosa y difícil de responder ya que contiene mucha verdad y la realidad no puede ser ignorada. El Vaticano conduce a los religiosos y a los encargados de la formación de los jóvenes religiosos en una dirección herética, e introduce programas desmoralizadores. De esa manera, todas las personas consagradas a Dios se contaminan gradualmente. Se plantea la pregunta si muchas órdenes religiosas no han asumido el papel de Judas, sirviendo al Anticristo en lugar de a Cristo.

Sin embargo, esto definitivamente no significa que todas las órdenes religiosas, así como el sistema de vida religiosa, deban ser completamente abolidos como lo hizo la Reforma alemana en el siglo XVI. Por el contrario, nos parece necesario que el retorno a la radicalidad del Evangelio comience de nuevo en monasterios reformados. La prioridad debe ser un programa de oración y el camino del arrepentimiento continuo, que es el camino purgativo. Esto puede ser seguido por el camino iluminador y unitivo. La cruz de Cristo y la relación personal con el Crucificado deben ser el centro y el vértice. Esto es imposible sin la verdadera oración.

 

¿Qué dirían hoy los fundadores de las órdenes religiosas acerca de sus hijos e hijas espirituales que han abrazado el espíritu de un antievangelio?

Por un lado, existiría el peligro de que estos hijos e hijas espirituales excluyeran a sus santos fundadores de sus propias órdenes y los llevaran a un hospital psiquiátrico. Por otro lado, estos fundadores ciertamente pronunciarían una maldición sobre tales órdenes religiosas, ya que no tienen nada que ver con el espíritu del Evangelio o con el carisma que Dios les ha confiado. Es por eso que cada orden religiosa sin excepción necesariamente debe ser renovada. Cada religioso debe comenzar por sí mismo y necesita condiciones favorables. Sin las condiciones necesarias y el Espíritu, la vida espiritual perecerá. La esencia de la vida religiosa, es decir, la negación diaria del ego y el seguimiento de Cristo, debe enfatizarse nuevamente. Sin ella, los religiosos terminarán en meditaciones paganas, sincretismo, materialismo, herejías, inmoralidad y, en última instancia, en el infierno.

Las palabras de Jesús son claras: “¡Si no os arrepentís, todos pereceréis!” (Lc 13, 3)

 

Pregunta final: Si Jesús mismo estuviera aquí en nuestro lugar, ¿qué diría acerca de nuestra actitud y declaración de anatema contra la orden religiosa de los jesuitas?

Él no diría nada más que lo que nosotros decimos, porque hacemos Su voluntad y de Él hemos recibido una palabra profética. Ahora nos mantenemos en su palabra tanto ante Dios como la Iglesia.

 

+ Elías

Patriarca del Patriarcado Católico Bizantino

 

+ Metodio OSBMr                 + Timoteo OSBMr

Obispos Secretarios

 

2 de diciembre de 2019

 

Descargar: La abolición de la orden religiosa “Societas Iesu” (2.12.2019)