Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania IGCOU

 


En el año 1990, la Iglesia greco-católica de Ucrania (IGCU) salió de las catacumbas, pero el liderazgo de la Iglesia inmediatamente tomó la corriente espiritual de la teología occidental herética. Esta teología niega las verdades fundamentales de la fe cristiana – la divinidad de Cristo, Su resurrección real e histórica, los milagros, la inspiración divina de la Sagrada Escritura, la existencia del infierno. Este espíritu lo ha traído en nuestra Iglesia oriental eх-cardenal Husar. Él mismo sostiene el homosexualismo, el ocultismo – la adivinación y la magia (él practica la adivinación con el péndulo) (véase el libro "Conversaciones con su Beatitud L. Husar sobre cristianismo postconfesional", 2006). L. Husar nació en Ucrania, pero ha vivido en Occidente: Estados Unidos, Italia. Luego llegó al poder en la Iglesia greco-católica de Ucrania junto con un grupo de estadounidenses y personas de Occidente que tuvieron el mismo espíritu de la apostasía como él.


            Por eso la corriente ortodoxa de la Iglesia greco-católica de Ucrania encabezada por arzobispo ucraniano Miguel Osidach y secretario M. Hitiuk OSBM (la Orden de San Basilio el Grande), junto con algunos otros obispos se separaron de esta corriente herética y el 11 de agosto 2009 han proclamado la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania (IGCOU). Precisamente por esta razón la Iglesia greco-católica de Ucrania (IGCU) bajo la dirección del L. Husar nos calumnia, nos llama secta, los divisionistas etc. La IGCU ha comenzado una campaña mentirosa y calumniosa contra nosotros. También influye y maneja en diferentes maneras a los órganos estatales a fin de que ellos impidan el registro legítimo de nuestra IGCOU. Encubren a sí mismos con las frases diciendo que "es la hora de la unión y no de la división".


            A esto respondamos que: el mal debe ser llamado el mal, la mentira debe ser llamada la mentira, la herejía herejía. Cualquier diálogo con la jerarquía apóstata fue imposible. Al contrario – sólo un monólogo por su parte. Nos tendríamos que ceder al dictado de herejía y no luchar más por la renovación de la Iglesia; pero esto fuera la unidad falsa y traición de Cristo y de la Iglesia.


            Los panfletos que están escribiendo contra nosotros son un montón de las mentiras y calumnias. Hemos rechazado todas sus ataques, de hecho indicamos que el problema principal es la traición de la fe cristiana a causa de las herejías de Husar y de su jerarquía elegida por él.


            Según las Leyes de Ucrania tenemos todo el derecho al registro estatal. Nuestra confesión no está en contradicción con las leyes Ucranianas.


            Nuestros oponentes dicen, que no tenemos derecho a nominarnos con el nombre parecido. Respondamos: nuestro nombre es similar, pero no es lo mismo. Todas las Iglesias Ortodoxas en Ucrania tienen el nombre similar, pero se diferencian en la especificación: de Kiev, de Moscú, Autocéfala. Nuestra diferencia de la Iglesia greco-católica de Ucrania es con la palabra específica – ortodoxa.


            El estado (algunos de los oficiales) se refieren a las calumnias difundidas por nuestros oponentes y por esta razón no nos posibilitan registro legítimo de nuestra IGCOU. De esta manera nosotros somos rehusados el derecho a la existencia legítima. ¡Nosostros sólo solicitamos la observación de las leyes! ¡Si nosotros no estámos concedidos el registro, será la clara manifestación de la discriminación de los cristianos en Ucrania!

 

Memorándum

 

Nuestro Sínodo de los obispos ortodoxos en el año pasado señaló todas las herejías de L. Husar, que violan la esencia de la fe cristiana. El cardenal, por su parte no ha presentado ningún argumento explicativo para justificarse de la acusación de herejías. Por desgracia todo el Sínodo de la IGCU mostró la unidad con Husar y sus herejías. En lugar de resolver el problema principal, es decir que L. Husar predica las herejías, el Sínodo se ha puesto a su y le ayuda a eliminar los ortodoxos Católicos. Las herejías de Husar son los siguientes:

1)     pone en duda la Divinidad de Cristo;

2)     pone en duda la Virginidad de la Madre de Dios;

3)     pone en duda la eternidad del infierno;

4)     promociona el sincretismo y ocultismo;

5)     adivina con el péndulo;

6)     aproba la homosexualidad y el relativismo en las questiones de la fe y de moral;

7)     pone en duda la primacía y la infalibilidad del Papa;

8)     promociona la reencarnación.

 

            El Sínodo ortodoхo de los Obispos de la IGCU fue formado para luchar contra las herejías y para establecer una alternativa para aquellos que quieren mantener la fe salvadora en Jesucristo.

 

La anual experiencia de las intrigas del Sínodo erético y de su indiferencia hacia la pureza de la fe, lo mismo que el silencio del Vaticano hacia el problema tan importante como son las herejías dentro de la Iglesia, nos llevó a tomar una decisión seria: establecer la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania (IGCOU). Nuestra Iglesia se basa sobre la Tradición Apostólica, sobre su incambiables fundamentos de la fe cristiana, que se hallan en la Revelación Divina, en la enseñanza de los Santos Padres de los Concilios y en la Tradición de la Iglesia; en general esto se llama “depositum fidei”. La IGCOU reconoce la primacía del Romano Pontífice pero no se adhiere al papa que proclama herejías, proque según la bula de Pablo IV, tal uno no es el papa más aun si él continúa como el titular de la Sede apostólica. Así que la IGCOU reconoce que el Papa ortodoxo es infalible en los asuntos de la fe y de la moral, cuando se pronuncia "ex cátedra". En acuerdo con la Tradición Oriental, la IGCOU defiende nuestra autonomía canonical, que tuvieron los patriarcados en primer milenio. El elemento principal de nuestra unión con el Papa es la pureza de la fe. El cargo del Papa fue establecido por Jesucristo para que protegiera la pureza de la fe y el rebaño de Dios contra los lobos – heréticos.

            En cuanto a la administración de nuestra Iglesia, en ningún caso no podemos someternos a los dicasterios del Vaticano, que hoy en día por sus actividades niegan la esencia del papado, predicando o defendiendo las herejías. Nuestro paso de la separación de los herejes y las herejías no se puede llamar el cisma; en contrario – es más bien una operación espiritual para la salvación de los fieles de IGCU.

            A causa de ese paso, todos los fieles de la IGCU, los sacerdotes, los monjes y las monjas Ahora tienen la oportunidad de SaliR de en medio de la estructura herética y entrar en la estructura ortodoхa. A causa del registro ante los órganos estatales Ucranianos nuestra Iglesia Ortodoхa tomó el nombre: la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania (IGCOU).

            La estructura herética encabezada por L. Husar de forma continua y astuta está suprimiendo la ortodoxia y todos los principios de la fe cristiana. El Sínodo ortodoхo de los Obispos se puso en la defensa de la herencia espiritual de los padres, de la fe Católica y Apostólica. Los herejes cayeron en la apostasía, y los que les obedecen, cesan de ser católicos, i también los cristianos.

Hasta la fecha de la proclamación oficial de la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania por el ortodoxo sínodo de los obispos, el 11 de agosto 2009, los saccerdotes, los monjes, las monjas y los fieles no tuvieron otra alternativa que permanecer bajo el dominio de las herejías. La IGCOU llegó a ser un refugio para todos los que desean permanecer fieles a la Tradición Católica y Apostólica.

            Las prácticas cristianas eхteriores sin la fe verdadera no traen la vida pero la muerte. Sería justo que cada obispo herético dimitiera del episcopado penitentemente y según derecho lo cediera al obispo ortodoхo. Así, el pueblo de Dios – la Iglesia, sería protegido por los pastores ortodoxos contra las herejías y no pasaría el cambio eхterior – la fundación de la estructura nueva oficial. Porque los herejes sigan ilegalmente ocupando sus sillas, los monjes, las monjas, los sacerdotes, fieles ortodoxos no les queda otra alternativo que separarse y juntarse a la nueva estructura ortodoxa. Esto es única salida para mantener la fe salvadora y proteger al cristianismo en Ucrania contra las herejías. 

            ¿Cuál es el significado de la herejía? Las ovejas vinieron a esconderse de los lobos a la cabaña (la Iglesia). El lobo – un hereje está disfrazado de pastor y en su mano tiene el cayado pastoral. Las ovejas se aprietan al pastor, pensando que estén a salvo. Pero paradójicamente, él va a matarles y después abra la puerta a otra manada de los lobos para que completen la obra de la muerte. Las ovejas tienen la única salida – salir en tiempo de la manada de los lobos e huir a la cabaña de Dios, donde haya el pastor genuino, porque sólo allí puedan ganar la vida eterna. Los herejes de hoy son incluso menos honestos de los piratas, que durante el combate bajaban la bandera con el escudo real y levantaban su bandera con el emblema de la muerte. Las herejías son como las botellas con el veneno. ¡Sería un crimen no marcarles con el signo de la muerte y dar a beberles a la gente! Así hacen los herejes de hoy en la Iglesia. Este es cruel pero verdadero modelo de las herejías y de los herejes no sólo en nuestra Iglesia Católica Oriental, sino también en toda la Iglesia Católica Occidental. Bajo el dominio de las herejías y de los herejes, la gente oficialmente va por el camino ancho hacia infierno. Cada uno que se una con las herejías es envenenado y pierde la vida eterna.

 

Sínodo de la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania

 

El Sínodo Ortodoxo, que se reunió en Leopolis-Briujovychi el 18 de agosto 2009, proclamó oficialmente la fundación de la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania (IGCOU). Argüyó su eхistencia oficial y envió una carta al Santo Padre (era antes de que el Pontífice cayera bajo un anatema el 1 de mayo de 2011 por razón de su público gesto apóstata) que reconoce la unidad en la fe católica con el sucesor de San Pedro. También fue escrita la carta al Presidente de Ucrania V. Yuschenco, pidiendo le que impidiere las demoras ilegítimas en el proceso del registro de la Iglesia ya existente.

En Leopolis, 29.09.2009, se llevó a cabo el Sínodo de la IOGCU, presidido por el Metropolita Miguel Osidach. Metropolita, con el consenso de todos miembros del Sínodo, mediante la imposición de manos instituyó obispo Elías Dohnal OSBM el arzobispo.
¡Luengos años en la buena batalla de la fe por Cristo y Su Leyes, y después – recuerdo eterno!

 

El nuevo cabeza de la Iglesia greco-católica de Ucrania

 

En julio y agosto de 2012 una presión psicológica extrema y sistemática ha sido ejercida al cabeza de la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania (IGCOU), el arzobispo Miguel Osidach, de la parte de los representantes de la UGCC y diario “Express” unido con ellos. El arzobispo Miguel sufrió tres ataques cardíacos. Por lo tanto, no sólo su salud, pero hasta su vida estaba bajo la amenaza. Ejerciendo gran presión y manipulación, ellos instigan al arzobispo para que haga una declaración pública negando que está un obispo y hasta un sacerdote. Así ellos quieren poner la salud mental del arzobispo de 83 años en duda. Es el ataque criminal organizado contra el IGCOU con un objetivo de eliminarlo.

Con respecto a esta situación, cuando no sólo la salud pero hasta la vida del cabeza de la IGCOU el arzobispo Miguel Osidach está bajo la amenaza, el Sínodo de los Obispos de la IGCOU sugirió que él voluntariamente y libremente pasó la función del Cabeza de la IGCOU a su secretario, arzobispo Markian OSBMr. El obispo Miguel estuvo de acuerdo con la proposición del Sínodo de Obispos del IOGCU (http://vkpatriarhat.org.ua/?p=9716).

 

El arzobispo Miguel Osidach murió


El 21 de febrero de 2013, el arzobispo Miguel Osidach murió. Su deseo era ser sepultado por uno de los obispos católicos ortodoxos. Él expresó este deseo 14 días antes de su muerte.

Cuando el obispo Marciano, hermanas religiosas y creyentes católicos ortodoxos vinieron al entierro en su pueblo natal, el clero de la IGCU, encabezado por el vicario Kotkyevych, no abrió el ataúd en absoluto y creó un escándalo durante el cortejo fúnebre. El clero de la IGCU incluso había contratado algunos policías. Pero la policía reconoció que eran los clérigos de la IGCU que interrumpieron la paz y no nuestros creyentes pacíficos que vinieron para presentar sus últimos respetos al obispo Michael, el primer cabeza de la Iglesia greco católica ortodoxa de Ucrania (IGCUO).
 
¡Concede, Señor, descanso perpetuo en el sueño bienaventurado a tu siervo difunto Arzobispo Miguel y otórgale eterna memoria!

 

Los Obispos de Pidhirci


            Nosotros, los obispos de Pidgirzi, Markian Hitiuk OSBM, Metodio Spirik OSBM, Elías Dohnal OSBM y Samuel Obergauser OSBM, hemos sido consagrados obispos en el rito Greco-Católico. Esto surgió del gran deseo de salvar la pureza de la fe salvífica de la Iglesia Greco-Católica a la que pertenecemos.


            Nuestra ordenación episcopal se llevó a cabo de acuerdo con los cánones litúrgicos. Nosotros, cuatro nuevos obispos de la Iglesia Ortodoxa Greco-Católica Ucraniana, confesamos la fe católica. Somos conscientes de que violamos el canon 1459 §1 del CCEO. Queremos explicar por qué creemos que nos vimos obligados a dar este paso ante Dios y la Iglesia. Queremos añadir que el Código de Derecho Canónico de las Iglesias Orientales (CCEO) no impone la pena de “latae sententiae”, es decir en virtud del mismo derecho. En la Iglesia Oriental cada imposición del castigo debe ser precedida por el juicio eclesiástico. En nuestro caso, de acuerdo con el can. 1061 §1 del CCEO, el único juez competente podría ser el papa ortodoxo en persona.


            Con este paso nosotros no violamos ni la Ley de Dios ni la Tradición de la Iglesia, sólo la indicación del Derecho Canónico contemporáneo. Cuando una persona se esté muriendo se permite pasar con el coche un semáforo en rojo. El cardenal A. Casaroli y cardenal A. Sodano construyeron dentro de la Iglesia un sistema antipapal y anticristo que no permite al mismo Papa designar en los posiciones eclesiásticas clave a los hombres de Dios que tienen el Espíritu de Dios. Este sistema, en particular en la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, con ansiedad guarda sus posiciones y no admite que alguien con el Espíritu de Cristo y de corazón fiel a las verdades de la fe cristiana, sea ordenado obispo. La estructura construida de esta manera está haciendo todo lo contrario de lo que Cristo quiere. Por lo tanto, casi en todas las facultades teológicas enseñan teorías heréticas que se derivan del método histórico-crítico. Las personas que representan la Iglesia se han abierto al espíritu de la apostasía y además de esto muchos ya no creen en el papado —prácticamente no creen en la primacía y en la infalibilidad del Papa.


            Obispos, sacerdotes, religiosos y laicos se han abierto al espíritu del ocultismo (la homeopatía, la acupuntura, los modernos métodos psicológicos...) y al sincretismo con las religiones paganas (yoga, zen, los artes marciales, filosofías orientales y las meditaciones orientales...). LA CIMA DE TODO ESTO ES EL CONTINUO INCREMENTO DE OBISPOS Y SACERDOTES HOMOSEХUALES Y PEDÓFILOS. EN LA IGLESIA GRECO-CATÓLICA HAY ALGUNOS OBISPOS HOMOSEХSUALES, Y ESTO ES UN ESCÁNDALO Y UNA DISGREGACIÓN DEL CRISTIANISMO EN SUS MISMOS FUNDAMENTOS.


            El sistema anticristo en el interior de la Iglesia, introducido por los cardenales Casaroli, Sodano y el prefecto actual del la Congregación de las Iglesias Orientales (CIO), cardenal Sandri, sistemáticamente y premeditadamente desintegró nuestra Iglesia mártir y la condujo no sólo al cisma factual, sino también la abrió al espíritu de apostasía.


            ¿Cuál es el significado de la ley eclesiástica que prohíbe la ordenación episcopal sin el permiso del Vaticano? La respuesta es: asegurar que ningún hereje, cismático, apóstata, homosexual... sea ordenado obispo. Pero si el fruto de la observación de esta ley en la práctica es lo contrario —es decir, que aquellos sacerdotes sean ordenados obispos, y que las personas ortodoxas, moralmente buenas y fieles a la fe cristiana no puedan serlo—, la prohibición establecida en la ley ha perdido su sentido y se ha convertido en detrimento de la Iglesia.


            Un papel clave en la historia de la destrucción de nuestra Iglesia mártir lo desempeñaron las conclusiones teológicas de Balamanda, que la Congregación de las Iglesias Orientales (CIO) y el cardenal L. Husar tomaron por suyas y pusieron en la práctica para la liquidación de nuestra IGCU. Estas conclusiones dicen que NUESTRA IGLESIA-MÁRTIR FUE UN ERROR ECLESIÁSTICO Y NO TENÍA DERECHO DE EХISTIR. En este caso, según ellos, también la primacía del Papa sería error eclesiástico.


            Un segundo momento clave en la destrucción de nuestra Iglesia fue la elección ilegal del Lubomir Husar como su cabeza. Él recibió la consagración episcopal sin permiso del Vaticano sin necesidad. El cardenal A. Sodano, el cardenal A. Silvestrini y el Nuncio Apostólico A. Franco, contra la voluntad del Sínodo y contra la voluntad de tres metropolitas, empujaron a la cabeza de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana (IGCU) a una persona que tiene un modo de pensar cismático y apóstata, como testimonia su libro “Conversaciones con su Beatitud L. Husar sobre cristianismo postconfesional”. El cardenal Husar, inmediatamente después de su elección ilegal, empezó a eliminar toda oposición ortodoхa y designó apóstatas y hombres con el espíritu de New Age (Nueva Era) en las posiciones claves.


            Con nuestro paso audaz Dios está dando la oportunidad de abrir la Iglesia al despertar espiritual. En los tiempos del comunismo fue permitido no respetar algunos parágrafos eclesiásticos en razón del carácter extraordinario de la situación. En nuestro tiempo, aunque hay libertad exterior, las condiciones en la Iglesia Greco-Católica Ucraniana son más difíciles en algunos aspectos que los de la vida clandestina durante la persecución por el comunismo. Por esta razón, en nuestra situación es válido el mismo principio que en el tiempo de la vida clandestina.


            Aunque nos condenaran, seremos obispos de la Iglesia Greco Católica por siempre; pero con esto, en esencia se condenarían a Sí mismos y a toda la tradición ortodoxa en la Iglesia Católica, que nosotros representamos. Nos no esforzamos por otra cosa que por la resurrección espiritual de la Iglesia; es decir, por la purificación de la fe católica de la teología histórico-crítica, del falso respeto hacia las religiones paganas, del espíritu de New Age (Nueva Era), de los delitos inmorales de la jerarquía eclesiástica, porque todo esto está arruinando la Iglesia desde su misma raíz.

 

Datos breves de los Obispos de Pidghirzi

 

+ Markian Hitiuk, OSBMr

Nacido en 1970 en Ucrania. Entró en la Orden de s.Basilio en el año 1990, estudió en Varsovia. Recibió la ordenación sacerdotal en 1997. Laureado de teología en la Universidad de Opole.

 

 

 

+ Elías Dohnal, OSBMr

Nacido en 1946, República Checa. Fue ordenado sacerdote en el año 1972, ingresó en la Orden de s.Basilio en el año 1991. Hizo su noviciado en Varsovia. Doctorado de teología recibió en la Univesidad de Carlos en Praga.

 

 

 

+ Metodio Spirzik, OSBMr

Nacido en 1968, República Checa. El noviciado, el estudio de la teología hizo en Varsovia. Ordenado sacerdote en el año 1996. Doctorado de teología recibió en la Univesidad de Сarlos en Praga. Hacía las actividades pastorales en Praga, en primer lugar para los ucranianos, después fue transferido a Ucrania.

 

 

 

+ Samuel Oberhauser, OSBMr

Nacido en 1969, República Eslovaca. Noviciado en la OSBM hizo en Polonia. Fue ordenado sacerdote en el año 2000 en Ivano-Frankivsc, Ucrania. Doctorado recibió en la Univesidad de san Costantino Cirilo en Nitra, Eslovaquia.